Excepto en la oscuridad, vigilaban todos tus movimientos. A lo lejos, un helicóptero volaba entre los tejados. Se cernía como un moscardón y volvía a alejarse describiendo una curva. Pero, lo malo no eran las patrullas, sino la Policía del Pensamiento.

 

La llamada de Winston - El Miedo

 

«Para controlar a un pueblo hay que conocer su miedo y es evidente que el primer miedo de cada individuo es estar en peligro mortal. Una vez que el ser humano se hace esclavo de su miedo, es fácil hacerle creer que papá-Estado estará listo para salvarlo».

 

– GEOGE ORWELL –

 

3 DE JUNIO, 2020.

 

Estoy hecha un lío. Los días pasan y las medidas del confinamiento se endurecen más y más. Los muertos ascienden, las libertades menguan. La vida queda entre paréntesis. Todo se posterga. La verdad se calla.

 

Noto que Winston le tiene un fuerte rechazo a los teléfonos móviles. Me había explicado cómo anularlos en momentos concretos. Me sugirió que nunca lo leyera en voz alta, y de hacerlo, que procurara envolver el artefacto con un papel de aluminio para dejarlo KO. Me sugirió que al computador le tapara la cámara y, en su entrada de auriculares y micro, introdujera un jack especial.

 

ACCEDE a La Novela Viviente
¿Aún no eres miembro? ÚNETE