Hablar del legado de Rumi* es para mí una especie de homenaje. Apareció en un momento especial: no solo cuando más lo necesitaba, sino, y sobre todo, cuando pude escucharlo.

 

«¡Oh! hábil jinete en busca del corcel,

vuelve en ti».

 

Rumi- el gran legado

 

«Elige a quien no lleva sus cuentas,

quien no pretenda ser rico, ni tenga miedo a perder,

que no tenga interés alguno en su personalidad.

Elige al libre».

 


 

Me encontraba en un momento que ya no me identificaba con nada de lo que me rodeaba. Para trabajar, interpretaba un papel; para los amigos, otro; y así me fui fragmentando, como todos supongo, pero entonces, lo supe. 

 

 

ACCEDE a La Novela Viviente
¿Aún no eres miembro? ÚNETE