No te mueras sin ir al Kurdistán

 

Antes de hablar del Kurdistán me gustaría subrayar que lo que leerás a continuación poco tiene que ver con la política. No creo en las fronteras, ni nada que se aproxime a los bandos ni diferencias, porque entiendo que son mecanismos de control que no nos benefician. Lo que persigo, a través de este artículo, es homenajear a un pueblo valiente, sufrido, marginado y, por sobre todas las cosas, hospitalario. Un pueblo que está en el planeta para enseñarnos, no por nada es una de las culturas más antiguas que sobreviven hasta hoy.

 

No te mueras sin ir al Kurdistán

Kurdos de Erbil, Irak.

 

ACCEDE a La Novela Viviente
¿Aún no eres miembro? ÚNETE