Antes de adentrarme en el Sahara quise ir paso a paso, como en puntitas de pie, para deslizarme por lo que algún día fue la poderosa Al-Ándalus; tan inmensa hasta la Reconquista, cuando los cristianos, desde las montañas del norte, arrinconaron a los musulmanes en el último bastión de Granada. Los mudéjares permanecieron allí hasta tiempo después de la caída del reino Nazarí.

Mudéjar significa doméstico o domesticado, y es como se conocía a los musulmanes que seguían viviendo en las últimas morerías. Desde las faldas de la Sierra Nevada, donde se habían rendido frente a las tropas cristianas los últimos moriscos, comencé mi viaje.

 

Alpujarra granadina

La Alpujarra granadina – El último bastión

 

 

Palacio de los Comares- La Alhambra, Granada

La Alhambra – Granada

 

 

 

 

 

 

 


ACCEDE a La Novela Viviente
¿Aún no eres miembro? ÚNETE