LA CRÍTICA

 

LA CRÍTICA

 

Muchas veces la crítica es una proyección. Yo veo en el otro lo que tengo, pero oculto. Todo aquello que habita en el mundo de las sombras, en ese otro lado: el inconsciente, donde nos cuesta tanto llegar.

 

A lo largo del blog ya hablamos del poder de las creencias. ¿Creemos lo que vemos, o vemos lo que creemos?

 

Yo siempre nombro un episodio muy ilustrativo: Una vez tuve un problema en mis ojos. Durante aquellos meses lo único que veía por las calles eran ópticas. Una, dos y a veces hasta tres en menos de 200 metros. Nunca había observado tantas ópticas juntas en toda mi vida. Ahí entendí que no es que el mercado de la vista estuviera en auge, sino que yo estaba más atenta… más perceptiva a estos locales. Con lo cual, estaba viendo aquello que tenía en mi mente.

 

Lo mismo ocurre en el mundo que no se ve. Vemos actitudes de los otros que nos enojan, nos avergüenzan, las tememos, nos dan pena o rechazo, hasta asco muchas veces; porque lo que vemos afuera despierta emociones que nos hacen de espejo, pero esas emociones son nuestras. Lo que sentimos, nos pertenece. Hay un dicho en la argentina que dice algo así: “Como somos, sospechamos”.

 

ACCEDE a La Novela Viviente
¿Aún no eres miembro? ÚNETE